Las 3 especialidades médicas que más van a juicio

Imagen: Joana Huertas. Madrid

Traumatología, Ginecología y Obstetricia y Cirugía Plástica son las tres especialidades médicas que concentran mayor número de reclamaciones judiciales en España, bien sea por errores en el diagnóstico, falta de información u otro tipo de reclamaciones, tal y como se ha puesto en evidencia en el Congreso Anual de la Sociedad Matritense de Cirugía Ortopédica y Traumatología (Somacot).

En el caso más específico de Traumatología, la mayoría de los pacientes denuncian las malas praxis en Traumatología por la vía judicial (un 83 por ciento), de los cuales, el 53 por ciento de las demandas son penales. De este porcentaje, solo el 3 por ciento acaban en condena para el médico, frente al 70 por ciento que acaban archivadas, según ha explicado Raquel Murillo, directora general adjunta de AMA, la aseguradora de los profesionales sanitarios.

“Estos resultados reflejan que la vía penal se usa en exceso en este tipo de reclamaciones, lo que provoca estigmatizaciones en el personal médico”, alega Murillo.

La demanda judicial, la “enfermedad” del médico

Luis Bernaldo, director médico de Promede, ha ofrecido el punto de vista del facultativo ante los informes periciales y lo ha planteado como una “enfermedad que amenaza la salud del profesional”, con su diagnóstico, tratamiento y pronóstico incluido. “Una inasistencia de una cita programada, una solicitud del informe sin motivo alguno o una segunda opinión son algunas de razones que pueden hacer sospechar al médico de que va a ser demandado”, afirma Bernaldo.

Para subsanarlo, el facultativo debe ponerse en contacto con una aseguradora, recuperar datos del caso en concreto y reclutar el mayor número de pruebas que demuestren que no ha ejercido una mala praxis. Entre las causas más frecuentes de las demandas en Traumatología se encuentran: el retraso en el diagnóstico de fracturas, las secciones tendinosas, las cirugías fallidas de columna, el síndrome del dolor regional complejo, las infecciones postoperatorias, el síndrome del túnel carpiano o patologías asociadas a prótesis articulares, entre otras.

Cómo evitar ser demandado

Para evitar este tipo de reclamaciones judiciales, Ofelia De Lorenzo, letrada de De Lorenzo Abogados, ha dado tres pautas que el médico debe seguir para esquivarlas. La primera de ellas, obtener el consentimiento informado del paciente para llevar a cabo la actuación médica. Una información que es necesaria para cualquier acto del profesional, ya que se ofrece datos al paciente sobre el tipo de cirugía, los riesgos que supone, la técnica u otra información al respecto. “El consentimiento informado normalmente es verbal entre médico y paciente y debe estar reflejado en la historia clínica”, explica.

Precisamente la historia clínica es la segunda herramienta con la que puede contar el sanitario para evitar quejas por parte de los usuarios del sistema. Y por último, un seguro médico adecuado que le blinde en el caso de ser denunciado.

Fuente: redaccionmedica.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *